Ha habido olas de adversidad que vienen contra el cuerpo de Cristo en todas las áreas de sus vidas. Algunos enfrentan dolencias físicas, algunos están endeudados y enfrentan pérdidas financieras, otros están involucrados en disputas familiares y otros tienen conflictos con amigos y relaciones personales.

El Señor me mostró un gran océano lleno de gente. A medida que la gente nadaba en este océano, algunos eran arrojados de un lado a otro por las olas generadas por el viento, varios eran arrastrados por una corriente de resaca y algunos incluso dijeron: “Me están llevando al límite”.

Algunas de esas personas deben acudir a Dios para obtener su corazón correcto. No debería haber ninguna división entre nosotros y, si es así, mejor que lo hagamos bien. Estamos atando las manos de Dios haciendo estas cosas para herir a los demás.

– Ad –

Pero luego estaban aquellos que continuaron posicionándose para mantenerse a flote. Sabían cómo evitarse y nadar sobre las olas flotando y deslizándose con facilidad. Sabían cómo luchar contra los tiburones que tratarían de devorarlos. Entendieron las tácticas para evitar las corrientes de resquebrajamiento que estaban tratando de detenerlas. No entraron en pánico, sino que estaban decididos y concentrados en cabalgar las mareas que subían contra ellos. Sabían cómo tomar autoridad sobre Leviathan.

Entonces el Espíritu Santo me mostró otra ola. Esta fue una ola de avivamiento y despertar. El Señor está enviando otra ola de su gloria a nuestra nación y alrededor del mundo. Esta no es una ola natural, sino una ola sobrenatural. Muchos de ustedes se preguntan por qué esto aún no se ha cumplido. Esto es lo que el Espíritu Santo me mostró.

Cada ola tiene un flujo y reflujo. El reflujo y el flujo son dos fases de una marea o cualquier movimiento similar de agua. El reflujo es la fase de salida, cuando la marea se desvanece de la orilla; y el flujo es la fase entrante cuando el agua vuelve a subir. Mucha gente está desilusionada por el reflujo de la marea que se aleja de la orilla, pero el Señor me está mostrando que hay un maremoto de reavivamiento y estamos posicionados actualmente entre un reflujo y el flujo de una gran efusión.

– Ad –

Cuando llegue esta ola, lanzará una actualización que nunca antes habíamos conocido. La primera y la segunda lluvia se unirán. Será una ola que traerá sanidad a las multitudes, y será una ola de restauración y reparación. Será una ola que traerá una gran cosecha de almas. Algunos de ustedes estarán lavando y reparando sus redes de la última temporada y el Señor los llamará de repente.

Jesús está liberando Su poder de resurrección una vez más. Ese poder de resurrección fluirá a través de nuestras vidas y fuera de nuestras manos. Veremos a los cautivos liberados con verdaderos corazones de arrepentimiento. A medida que comenzamos a sentir el cambio en los lugares celestiales, la actividad angelical comenzará a aumentar. Los cielos se abrirán y entraremos en la plenitud de lo que el Señor ha preparado para nosotros, su novia. Espera un tsunami de su gloria en los días venideros.

“Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.” Oseas 6:3

“Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite.” Joel 2:23-24

“Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: !!Señor, sálvanos, que perecemos! El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?” Mateo 8:24-27

Comments

comments