“El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,” Genesis 7:11

Unos investigadores científicos que estudian los diamantes descubiertos hasta 500 millas bajo tierra descubrió una forma de hielo cristalizado que nunca antes se había observado en la naturaleza. El descubrimiento indica que enormes reservas de agua fluyen a través del manto de la tierra de una manera que se parece mucho a las “Fuentes del Abismo” mencionadas en el libro de Génesis.

El equipo, dirigido por el geocientífico Oliver Tschaunerde la Universidad de Nevada, investigó cristales formados en el interior de diamantes, que se originaron a 250-500 millas bajo tierra, una región del manto de la tierra conocida como la “zona de transición”. Los hallazgos fueron publicados el jueves en revista, Ciencia.

Los investigadores descubrieron que los cristales eran del tipo “hielo VII” que se forma bajo una enorme presión. Los científicos estimaron que la zona de transición, donde los minerales son más solubles, tiene hasta diez veces más agua que otras regiones geológicas. Las muestras de los diamantes fueron recolectadas en China, Sudáfrica y Botswana, lo que sugiere que se pueden encontrar bolsas subterráneas de agua en todo el mundo.

– Ad –

El hielo VII encontrado en estos diamantes fue la primera evidencia científica del fluido acuoso del manto profundo. Ice-VII es un sólido en la superficie de la tierra pero está en forma líquida en las profundidades de donde proviene.

El profesor de geología en la Universidad Hebrea, Oded Navon, revisó el estudio y estuvo dispuesto a discutir la aplicabilidad del descubrimiento del hielo VII a la Biblia en un nivel hipotético, concluyendo que el descubrimiento del hielo VII no era evidencia del “Fuentes de las Profundidades” mencionadas en el libro de Génesis ..

“El estudio no encontró pruebas de una capa de agua debajo de la tierra”, dijo el profesor Navon a Breaking Israel News.
Aunque Navon personalmente no cree que la Biblia describa eventos históricos reales, sugirió cómo el descubrimiento podría leerse en historias bíblicas.

“Si crees en la Biblia como una descripción de la creación, el agua en el manto de la tierra no encajaría en la descripción del ‘agua abajo'”.

“E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.” Genesis 1:7

“Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.” Genesis 1:8

Segun Davon “El estudio sugirió la posibilidad de bolsas de agua, quieres relacionar esto con la Biblia, encajaría muy bien con la descripción del Diluvio de Noé en el que la inundación resultó de la lluvia y el agua de abajo”.
“El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas,” Genesis 7:11

– Ad –

Aunque respetuoso con la religión, el Dr. Navon no cree que tenga ninguna relevancia para sus estudios.

“La Torá es una hermosa mitología judía escrita por personas que adoro. Indudablemente tiene gran valor, pero es mitología, especialmente en relación con la naturaleza “, dijo.

“Tratar de hacer una conexión entre la historia de la creación y la ciencia no da resultados serios. Hay demasiadas cosas que la Torá no menciona. Si Dios lo escribió, claramente no tenía la intención de que lo usáramos como un manual científico “.

El físico ortodoxo, Gerald Schroeder del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), cree que lo contrario es cierto; que el nuevo descubrimiento se relaciona con la historia de la Creación.

“Hay suficiente agua allí para inundar la tierra fácilmente, pero no creo que esta sea la fuente del agua para la inundación”, dijo el Dr. Schroeder a Breaking Israel News, explicando su interpretación de la inundación bíblica como limitada a un específico región.
“Cuando la lluvia cayó antes de la creación del Hombre, el término hebreo utilizado es ‘pnei ha’adamah (la superficie de la tierra)'”.
“Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra.” Genesis 7:10

Incluso, el Dr. Schroeder cree que el descubrimiento ayuda a enfatizar el papel que juega el agua en la creación.

“La palabra ‘shamayim’ (cielo) significa ‘sham mayim’ (hay agua)”, explicó. “El cielo fue lo primero que Dios creó”.

El Dr. Schroeder siente que este aspecto Bíblico del agua también se refleja en sus características físicas.

“El agua es esencial”, dijo. “A la naturaleza le gusta el agua. El hidrógeno y el oxígeno se combinan muy fácilmente. Es por eso que el agua está en todas partes del universo “.

Esta explicación dual, que combina conceptos religiosos y científicos, es algo natural para el Dr. Schroeder. Él ve la ciencia y la religión no solo como compatibles sino como dos campos que necesariamente deben coexistir.

“Las personas que saben mucho sobre ciencia generalmente se equivocan cuando critican la Torá porque no conocen la Torá”, agregó el Dr. Schroeder.

“Y viceversa. Cuando las personas intentan cancelar la ciencia o la Biblia, los doblegan, y ahí es cuando ocurren los conflictos “.
Después de toda una vida de estudios religiosos y científicos, el Dr. Schroeder considera que las dos disciplinas aparentemente divergentes se acercan entre sí.

“Veo estos descubrimientos a través del lente de la ciencia que se acerca cada vez más a ver el mundo a través de la lente de la Torá”, dijo. “Después de todo, la ciencia y la Torá tienen el mismo autor”.

Comments

comments